El don Bernet

Publicado en por El Criticomicón

 

torpedo

 

El Torpedo post-Toth de la mano del gran Jordi Bernet

 

 

El Criticomicón desdeña el desdén por el cómic español en publicaciones foráneas varias. Por ejemplo, en la guía 500 Essential Graphic Novels (Ilex Press), de Gene Kannenberg Jnr., sólo aparecen citadas obras de Max, Miguelanxo Prado y Sergio Aragonés (los tres irreprochables, quede claro, y admirados por los autores de este blog). Entre los olvidos sangrantes en sus páginas destaca uno a juicio del Criticomicón: JORDI BERNET, por supuesto, con su contundente Torpedo. Ya se sabe que Dios, es decir, Alex Toth, dejó la serie en sus inicios porque los brutales guiones de Enrique Sánchez Abulí le helaban la sangre. Lo demás es Historia y Bernet figura este año entre los invitados de la Comic-Con de San Diego. Olé por el humilde Bernet, que dio sus primeros pasos dibujando a la malcarada Doña Urraca, creada para la revista Pulgarcito por su padre, Miguel Bernet, alias Jorge. En la librería Continuará de Barcelona hay un montón de álbumes de Torpedo a precio de lance: 2 euritos los de tapa blanda con el sello Toutain Editor y 4 euros los de tapa durilla publicados por Glénat.

 

Todo lo que se puede y debe saber de este maestro de las historietas está en el libro-homenaje Jordi Bernet. 50 años de viñetas (Ediciones El Jueves), de Antoni Guiral. De ahí extraigo el siguiente texto firmado por Mark Chiarello, que ha sido/es portadista (sobre todo), editor de cómics, director artístico de DC, etcétera, etcétera:

 

"En el año 1999, cuando le pedí a Jordi Bernet que dibujara un cómic de ocho páginas para Batman: Black & White estaba, en secreto, haciendo realidad un sueño personal. Hay muchos grandes ilustradores de cómic norteamericanos, y he disfrutado trabajando con ellos, pero los aficionados americanos, criados con dioses como Kirby, Toth, Kubert y Buscema, tendemos a pensar que los grandes artistas europeos están en otro mundo. Nombres como Moebius, Bilal, Frank Bellamy y unos pocos más se convirtieron en ídolos sagrados para nosotros a través de las páginas de Heavy Metal y de un puñado de cómics europeos escaneados. Gracias a su trabajo en Torpedo, fue Jordi Bernet quien se convirtió en mi dios extranjero favorito" (...).

 

Al Criticomicón le cae muy bien Chiarello por esta declaración. Y por hoy no tiene más que decir.

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post