Un ¡bazinga! por `The Umbrella Academy´

Publicado en por Israel

 

 

uadallas

 

 

Me ha encantado Dallas (Norma), de Gerard Way y Gabriel Bá, que contiene el segundo arco argumental de un serial tan adictivo como Los muertos vivientes o Fábulas (dos joyas de Planeta DeAgostini). Estos criajos son una suerte de nuevos mutis pero en plan salvaje y con una notable adicción a montar apocalipsis. Es además uno de los cómics de superhéroes que más carcajadas provoca. En este volumen hay muchas escenas memorables, que abarcan desde el numerito del mono Pogo travestido de Marilyn Monroe, al monólogo del personaje más cañero, el niño conocido como Número 5 ("Soy el cambio poseído por un revólver. Soy la revolución envuelta en un paquete bomba..."). Como prota de la función, anda dislocando a golpe de saltos espacio-temporales el complot para el magnicidio de JFK.

 

La ida de olla es total y perfecta, tanto en los diálogos, como en el apartado gráfico. Bá demuestra con creces que es mucho más que un simple discípulo de Mike Mignola: sus homenajes a los cómics de Vietnam tipo Michael Golden (aunque aquí los del Vietcong son vampiros); sus portadas; alguna página doble impactante; escenas como la ascensión de Klaus a un cielo en blanco y negro con paisaje de western, o detalles como el mironiano cuadro que cuelga en la sala de reuniones de Perseus Corp. hacen caer la baba. Y Way, por su parte, está literalmente tocado por la gracia, el embrollo argumental te arrastra hasta al final con un surrealismo hilarante y se agradece que los villanos digan cosas como ésta: "Solo nos interesan el regaliz rojo y el Armaguedón instantáneo... Y tenemos veinte dólares para chuches y poder mortífero con el que no sabemos que hacer...".

 

Lo dicho, una de las gozadas que alegran el día (o, en otras palabras, un cómic de apariencia comercial que en sus iconoclastas corrientes subterráneas hasta rima con Les Anarchistes, el tema de Léo Ferré que suena en el youtube mientras escribo estas líneas).

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post