Sobre la belleza de los 'Muertos de sueño'

Publicado en por Israel

 

 

muertosdesueno.jpg

 

 

Algunos llevan muy mal lo de no volver a ser niños nunca más. Si leyeran cómics, sobrellevarían mejor ese vano malestar. Las historietas permiten ilusionarse con ciertas reminiscencias; leer tebeos, en definitiva, hace menos lejano el tópico paraíso perdido llamado infancia. Pero la nostalgia siempre asoma, aunque sea fugaz. Es el sentimiento que desborda las páginas de esta bellísima obra de Davide Reviati, Muertos de sueño (Norma). Nostalgia por la niñez, aunque el paraíso recordado estuviera sito en la misma mierda. Reviati traza aquí pequeños relatos de la vida de unos críos en una colonia industrial, carnaza de extrarradio en los años ochenta. La narración es totalmente impresionista y la pueblan estampas como esos eternos partidos de futbol que siguen aunque ya no haya luz ni para distinguir las porterías. Impresionismo también en el relato de sus dramas cotidianos y sus tragedias... Pero lo hermoso de esta elegantísima crítica social radica en el heroico y humanista posicionamiento de la voz del autor: su elogio de los momentos felices que vivieron esos críos rodeados de fealdad, de angustia y aire contaminado por la fábrica. Y sin embargo, libres. Con esa libertad gamberra de descampado y de arrabal, de los príncipes valientes de Javier Pérez de Andújar. El dibujo de Reviati me ha dejado boquiabierto. Con claros y numerosos referentes artísticos -la portada no puede ser más pictórica-,  sus trazos son poéticos: transpiran sinceridad y amor por lo narrado. En conclusión, una obra mayor, honda, que cala y, mejor aún, se queda.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post