Entrevista a un superhéroe, lo juro

Publicado en por El Criticomicón

 

 

forzudo

 

Perfil del primer superhéroe aparecido en BCN, nótese su gran parecido con el de Jane Austen

 

 

   El Criticomicón lee por ahí que en USA han hecho un documental sobre superhéroes reales, alter-egos bizarros de tipos corrientes que se embuten en un disfraz autoconfeccionado y campan a combatir el mal. Emulan así a sus ídolos de las viñetas. El Criticomicón se pregunta si en su ciudad, la bella Barcelona, existirá gente similar, personas que salen del armario friki como campeones de la justicia. De haberlos, deben estar en el extrarradio o en el Raval, porque es de suponer que los barrios pijos ya cuentan con sus vigilantes, los llamados seguratas. Como las afueras le pillan lejos -de ahí su nombre, afueras-, opta por ravalejar. Para su sorpresa, no tarda mucho tiempo en dar con un Justiciero. Va vestido con un traje de buzo y trata de despistar al personal con un antifaz. El tío es muy musculoso y le está propinando una tremenda paliza a un canijo, alguien tan enclenque que es difícil imaginárselo en el papel de villano. Con un final PAM!, POM! CRAC! HOSTIA!, el combate está ganado. El Criticomicón teme que ahora se líe a golpes con él, pero le salva el llevar puesta una camiseta de Plastic Man. No hay duda: están en el mismo bando.

 

El Criticomicón: ¿Puedo hacerte algunas preguntas para el blog de un colega?

 

El tío muy musculoso: Dale.

 

El Criticomicón: ¿Superpoderes?

 

El tío muy musculoso: Evidentemente que no, hijo. Me basta con mis puños. Soy milleriano de pies a cabeza.

 

El Criticomicón: ¿Cómo te haces llamar?

 

El tío muy musculoso: El Forzudo.

 

El Criticomicón: Pues no es muy original...

 

El Forzudo: La originalidad está sobrevalorada, aunque entre las excepciones a esta regla citaría a Lyonel Feininger, claro.

 

   Y hasta aquí. Sí, aunque sepa a poco, hasta aquí, porque sonó una alarma y El Forzudo se fue pitando. Ya que estaba en el Raval, El Criticomicón se lo imaginó luchando contra una panda de maleantes que parecía salida de la excelsa Raule & Roger Noir Factory.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post